Un niño de 9 años vendió su patineta para salvar a un perro sin hogar

Este niño salvó a un perro sin hogar que se encontraba abandonado en las calles de Guaymallén, Mendoza, Argentina.

Mauco Abeiro es el nombre de este héroe de 9 años de edad que no dudó en ayudar al perro sin importarle el hecho de tener que sacrificar su patineta para lograrlo.

El pequeño que cursa cuarto grado y adora inmensamente a los animales, ayudó al perro que tenía una de sus patas delanteras lastimada.

Lo tomó entre sus brazos para llevarlo donde su madre que en ese momento se encontraba trabajando.

Mauco alimentó, cuidó, consintió y bañó al perro que recibió el nombre de Rocco.

Por desgracia necesitaba atención veterinaria y la familia de Mauco no contaba con los recursos suficientes para asumir con estos gastos.

Pero el valioso pequeño no se dio por vencido y para salvar la vida del perro decidió vender su patineta que fue un regalo de navidad.


Laura, la madre de Mauco, contó al diario Los Andes:

«Lo hizo sin que yo le dijera nada. Él es de ayudar a los perros y pajaritos de la calle que necesitan cuidados.

Pero esta vez la situación económica no da para gastos inesperados. Por eso, él solo se ofreció a vender su patineta.

Él es de hacer esas cosas, hace poco regaló la Play a unos hermanitos que no tenían».

Mauco utilizó la cuenta de facebook de su madre para ofrecer su patineta.

Este bondadoso acto del pequeño se propagó velozmente en las redes sociales.

Organizaciones protectoras de animales y veterinarios se animaron a brindar ayuda, y Rocco ha comenzado con su proceso de recuperación; Mauco ahora podrá conservar la patineta.

La madre de Mauco ha recibido una gran cantidad de mensajes por parte de las personas que fueron conmovidas con la gran bondad del niño; ella está muy orgullosa de él.

Laura dijo:

«Una señora, Ruperta, de Perros Mendocinos, ofreció una cuenta bancaria que tienen con la veterinaria ‘Pulgosos’, de San José, para que lleven a Rocco y lo atiendan allí con los gastos pagos».

Laura continuó:

«La repercusión ha sido impresionante, me llenaron de mensajes, han compartido el pedido más de 200 personas. Es la primera vez que pedimos ayuda porque esta vez no tenemos cómo asumir los gastos. Por suerte, la acción de Mauco despertó la solidaridad de las personas».

Este pequeño ama, respeta y cuida a los animales; no le interesa desprenderse de sus pertenencias porque para él vale más la vida de estos seres indefensos que cualquier otra cosa.

Seguramente, el mundo sería más justo y alegre si todos siguiéramos el ejemplo de Mauco y actuáramos con tanta bondad.

Mauco y su madre esperan que otros animales puedan ser también ayudados como Rocco.